Skip to main content
Encuentre un inmueble

Los documentos obligatorios para vender

La cédula habitabilidad

La cédula de habitabilidad es un Documento necesario para cualquier trámite relacionado con la vivienda.Permite garantizar que la vivienda cumpla una condiciones mínimas de habitabilidad tales como:

  • Ventilación al exterior: una vivienda donde el aire de renueva y por lo tanto, el ambiente nunca estará cargado o viciado el ambiente.
  • Iluminación de la vivienda: En lo relativo a luz natural de cada una de las habitaciones pero sobre todo en los dormitorios, la cocina y el salón-comedor
  • Dimensiones mínimas: La vivienda ha de tener una superficie útil habitable mínima (36m2)
  • Mobiliario en la zona de cocina y baños: La vivienda debe contar con una serie de mobiliario tal como un horno, una encimera, un calentador, una campana extractora para la cocina y un inodoro, un bidet, un lavabo, una ducha para el baño.
  • Instalaciones: Toda vivienda debe tener una instalación para la electricidad, la fontanería, el saneamiento y tomas de televisión y teléfono.

La cédula de habitabilidad es documento emitido por un arquitecto y que tiene una validez de 15 años.

No tiene titular sino que es válido para un inmueble determinado.

En la Résidence, en caso de no tener la cédula de habitabilidad o de no tenerla actualizada, le acompañamos a cada paso del tramite y le ayudamos a obtenerla.

El certificado energetico

El certificado energético es obligatorio en España para una vivienda. Es una disposición del Miniteria de Industria, Comercio y Turismo.

Para obtener el certificado energético, hay que contactar con un técnico, un arquitecto, un arquitecto técnico, o algunos ingenieros técnicos. Tenga en cuenta que cada uno puede cobrar una tarifa diferente.

El profesional designado debe recopilar información de la vivienda. De las fachadas, a los muros y las ventanas pasando por las instalaciones tales como el aire condicionado, la calefacción etc… Valora las emisiones de C02 por los metros cuadrados de la viviendo y lo que llega a consumir en un año.

Gracias a ello, realiza cálculos para definir la clase energética a la que pertenece el alojamiento. Después, se puede emitir el certificado energético.